Las Animadoras

Resultado de imagen de carmen irigoyen balonmano

Actualmente tengo el placer de entrenar a dos equipos femeninos de balonmano en el Club Balonmano Málaga; uno es de categoría alevín y otro infantil. Pues bien, el primer día de entrenamiento de esta temporada reuní a las jugadoras en la pista para iniciar la primera charla de iniciación, cuando observé como varios chicos de la misma edad, que ya estaban entrenando justo al lado, las miraban expectantes, por lo que atendí a su sorpresa con gesto interrogativo, entonces, uno de ellos me dijo: ¿ellas son las animadoras? Jajajaja. Me quedé perpleja; no sabía si reír o enfadarme, pero ante todo soy educadora y realmente el chaval me lo preguntó de verdad, sin ánimos de ofender, o al menos eso quiero creer… Así que le respondí: no; son jugadoras de balonmano como tú. Después echamos un partido y lo compruebas.

Hablé con el entrenador masculino, le conté lo ocurrido y le propuse jugar, a lo que accedió gustosamente. El encuentro estuvo muy disputado, pero finalmente ganaron las animadoras!! Las chicas lucharon de igual a igual y demostraron saber jugar a balonmano, como los chicos.

Es una anécdota más, de las muchas que vivo ahora en mi faceta de entrenadora, que me demuestra lo lejos que seguimos estando mujeres y hombres en el deporte…

Y digo de las muchas porque puedo relatar muchas más: “lanzas a puerta como una niña”, “jajajaja te ha ganado una niña”, “esa niña parece un niño jugando”.

Además de otros comentarios referidos al cuerpo femenino y que no sufren los hombres: “vaya tetas”, “vaya culo”, “15, que buena estás”.

Estos comentarios están normalizados en la sociedad y, por tanto, en el deporte. Y lejos de ser recriminados, son objeto de risas entre el público. Coletillas sobre cómo nos queda la equipación, si se nos ve algo, si somos guapas o feas, si estamos gordas o flacas, son nuestro día a día.

Pero además de los comentarios, estamos lejos en otras facetas deportivas. Las herramientas del juego, por ejemplo. Las chicas juegan a balonmano con un balón enorme!! No se adecua a sus características físicas biológicas. Las mujeres tenemos las manos más pequeñas que los hombres, generalmente, con lo que para que exista igualdad, deben respetarse las diferencias reales.

Os lo demuestro claramente en un ejemplo de mi actividad actual. Mis equipos alevín e infantil usan balones de talla 0 y 1 respectivamente; tallas idénticas a las de los chicos de la misma categoría. No puede ser!! Esta es una de las razones por la que mis jugadoras no agarran bien el balón, lo cual condiciona sus lanzamientos; no son fuertes ni van bien dirigidos. 

Otro aspecto sexista es el de las técnicas o entrenadoras en los banquillos de los equipos. Vemos mujeres que llevan equipos de base femeninos, pero muy pocas masculinos. Y si vemos hombres que dirigen equipos de base femeninos. Pero lo que nunca vemos son mujeres a cargo de equipos profesionales masculino, y mucho menos selecciones, a dónde vamos a llegar!! No estamos preparadas!!

¿Y el arbitraje? Ha sido recientemente, en este año 2017 cuando por primera vez dos mujeres ofician de árbitras en un mundial masculino!! Es que tampoco estamos preparadas…

Y ni que hablar de las altas esferas: puestos directivos institucionales, federaciones, clubes, etc. Ahí no aparecemos. De toda la vida son los hombres los que saben dirigir mejor, faltaría más!! Ellos saben mejor que nosotras lo que más nos conviene a todos y a todas.

Pero las animadoras seguiremos jugando a balonmano y luchando para que llegue la igualdad efectiva. Ánimo chicas y arriba esos pompones!!

Carmen Irigoyen García (@Cirigoyen13)

Por | 2017-12-02T22:11:43+00:00 12/01/2017|Blog|Sin comentarios